Teletrabajo ¿una quimera?

Hoy he tenido una conversación interesante con algunos alumnos acerca de si es posible el teletrabajo y acerca de si es una opción viable.

Para muchas personas, dada la situación actual, incluso se está convirtiendo en una forma de emprender su propia idea de negocio, con un coste muy asequible.

¿Tecnológicamente es posible?

SÍ, ES POSIBLE y con mayúsculas.

¿Qué necesitas para trabajar a distancia?

Un kit básico:

  • Un ordenador
  • Un teléfono o una conexión a internet, aunque es preferible contar con ambos

Alternativas para ahorrar costes: llamadas por Voz IP con unos cascos con micrófono con o sin cámara web. O con teléfonos que te permiten realizar estas llamadas directamente. Te servirá para ahorrar en costes de teléfono, ya que harás llamadas por internet a coste mínimo, en incluso, según el caso: gratuíto. Te podemos recomendar el mejor proveedor de servicios VoIP, si te interesa.

Incluso hay teléfonos que permiten realizar video conferencias y multiconferencias, para ahorrar en desplazamientos y tiempo.

Es algo que parece un sueño hecho realidad, pero a la vez tiene como todo: pegas y ventajas.

Algunas pegas:

Hay gente que lo asocia con”hacer el vago”, con ahora me tomo un cafecito en casa, ahora salgo a dar un paseo…

Otros lo comparan con estar todo el día y toda la noche dejándote los ojos ante el ordenador, pendiente del teléfono… estres, disponibilidad total, …

Trabajar fuera de la oficina exige mucha disciplina, fuerza de voluntad y constancia, como en todos los trabajos.

Es un trabajo y como tal hay que cumplir con unos objetivos, o con un horario, o con una fecha de entrega.

Algunas ventajas:

En muchos casos puedes elegir el horario que más te conviene en el que eres más productivo o productiva, pero no siempre es así.

Riesgos: puedes llegar a ser una persona adicta al trabajo, sobre todo si te gusta. No desconectar, mezclar tu horario de trabajo con el horario de ocio… Tienes más interrupciones que en tu trabajo ¿o no?

Consejos:

Por parte de los jefes, tienes que estar localizable y puede que te obliguen a usar un programa de “control horario”, a pesar de parecer algo negativo, es lo que demostrará la cantidad de horas que trabajas.

Personalmente te recomiendo que si no te lo proporcionan/obligan te hagas uno con Excel con lo mínimo pero suficiente: fecha, hora de inicio, hora de fin, tarea realizada y si está terminada o no. Si trabajas para varios clientes, añade otra columna.

¿Por qué? Para que tengas claro lo que haces cada día, las horas reales que trabajas y el avance que realizas.

¿Y si no me obligan? Raro, pero puede ser: te sirve hasta para dar explicaciones sobre lo que has avanzado, terminado o que está pendiente.

Desde luego el teletrabajo no es ni para todo el mundo, ni para todas las empresas, ni todos los trabajos se pueden realizar de esta forma. Pero yo personalmente opino que es el futuro.

Hoy existen muchas herramientas informáticas que te hacen la vida más fácil y te permiten estar “como si estuvieras en la oficina, pero fuera de ella” por ejemplo: carpetas compartidas en la nube o documentos colaborativos como por ejemplo Google Docs.

Si quieres estar al corriente de esto y mucho más… suscríbete al blog o pregúntame.